¿Cómo sobrevivir a un mundo saturado por bolsas plásticas?

Vivimos en un planeta saturado por el polietileno ¿Cómo podemos sobrevivir a un mundo saturado por bolsas plásticas?

Aunque es cada vez más frecuente que las tiendas coloquen en sus bolsas un sello diciendo que son reciclables. Es un término que, en este caso, se refiere a reutilizable, más hay una gran diferencia con el término reciclable y mucho más con biodegradable.

Desde hace ya varias décadas, existe una tendencia a «usar y tirar» generando no sólo un exceso de producción sino también de consumo innecesario en la mayoría de ocasiones. Pero este aspecto de un solo uso se lo otorga el usuario, no el producto como tal.

Ahora bien, sabemos que las bolsas no son reciclables ni se desintegran rápidamente, entonces ¿qué podemos hacer?

Una persona utiliza un promedio de 250 bolsas plásticas al año que equivale a 970.000 toneladas de residuos a nivel mundial. Esto a su vez equivale a llenar un estadio como este.

Estadio Azteca-México Foto https://en.m.wikipedia.org/wiki/File:Estadio_Azteca,_2015.jpg

El promedio de uso de una bolsa convencional hecha de polietileno es de 12 min pero su impacto en el medio ambiente puede llegar a ser de hasta 1000 años.

¿Te imaginas cuántos miles de años se necesitan para desintegrar 250 bolsas que usa un habitante promedio al año?

Debido a la presión mundial, se han venido implementando impuestos por el uso de las mismas. Sin embargo, tengo dudas de si realmente esto está bajando el consumo de las bolsas o generando algún cambio de consciencia.

La base de una sociedad y de cualquier cambio de consciencia colectivo será siempre a través de la educación.

Entender qué le estamos creando a nuestro hogar (el planeta azul) es un punto de partida. Al mismo tiempo, entender los efectos dañinos de la producción de plástico, su tiempo de vida y de eliminación son determinantes.

Es por ello que se intenta encontrar soluciones viables para disminuir su consumo. Apuesto que si estás aquí conmigo, leyendo estas líneas, es porque te importa este tema y también quieres ser parte de la solución y evolución del planeta

Entre todos, como masa crítica, podemos hacer los cambios y transformaciones necesarias para lograr elevar nuestra consciencia planetaria en relación a este o cualquier otro tema

Algunos datos importantes

Foca atrapada en plástico

Alrededor de 100.000 animales marinos mueren cada año a consecuencia de la ingesta de bolsas o por quedarse el plástico o basura atascados en algunas partes de sus cuerpos.

A parte de esto, los peces tienen partículas de plástico en su interior que han consumido y que luego son llevamos a nuestra mesa. Hasta este grado llega todo este desastre medioambiental.

Actualmente en Europa el 50% de los bienes de consumo son empacados con plástico.

En el mejor de los casos, según estadísticas, solo el 10% de los residuos de plástico son depositados en el contenedor amarillo.

En cuanto a la viabilidad de su reciclaje y los cotes, cuesta 100 veces más reciclar el plástico que producirlo.

¿Sabías que el 90% del plástico que se produce no se recicla?

¿Podemos prescindir de las bolsas plásticas?

Hay quienes, por distintas razones, defienden el uso de las bolsas plásticas.

Por un lado, para los comercios constituyen una alternativa de embalaje con un costo menor en la línea de distribución y por ende, un beneficio económico para los negocios. Al tiempo que son más duraderos y versátiles.

En cuanto a los consumidores, algunos argumentan que si tienen que hacer la compra y necesitan 8 bolsas, no estarían dispuestos a llevar esa cantidad de bolsas de tela consigo.

En este sentido, para los fabricantes de plástico es necesario un proceso de adaptación para poder cumplir con el cambio a bolsas re-utilizables o de lo contrario, muchos tendrían que cerrar. De esas fábricas depende el empleo de muchas familias. Aquí entra un factor económico. Resulta que para que algo sea viable y se produzca una transformación, hay que estudiar y escuchar todos los puntos de vista o sectores involucrados para encontrar un punto de equilibrio.

Algo de historia

La bolsa plástica fue creada por accidente. En 1965 fue patentada, por la empresa sueca Cellopast, la primera bolsa de polietileno.

En 1979 despunta su distribución y utilización en el mercado pues facilitaba el transporte y conservación de ciertos insumos.

Sin embargo, ya en 1997 el oceanógrafo Charles Moore fue el primero en advertir la gran huella que está dejando en los mares el plástico y su acumulación en los mismos.

¿Bolsas Biodegradables de verdad?

Hay algunos que sostienen que detrás de esa etiqueta de «biodegradables» hay tamices. 

Todas las bolsas contaminan. Según ingenieros químicos lo que han logrado es desarrollar una tecnología para obtener bolsas de polietileno «biodegradables» donde sus moléculas llevan un adictivo que rompe la cadena estructural, haciendo que se pueda degradar en menor tiempo.

Se están generando plásticos solubles en agua como la poliláctida (PLA) por medio de biotecnología.  Esto es posible al obtener el almidón del maíz  de algún tubérculo o fécula de patata (papa). Este polímero natural al descomponerse, por acción de microorganismos, genera ácido láctico.

¿Cómo saber si un producto es responsable con el medio ambiente?

Para tratar este tema relacionado con el impacto ambiental habría que tomar en cuenta ciertas preguntas claves que arrojan pistas sobre un producto y qué tanto impacto genera a nuestro planeta.

  1. ¿Cuánta energía se utiliza para su fabricación?
  2. ¿Qué tan duradera es? ¿Cuántas veces puede reutilizarse?
  3. ¿Qué tan fácil es reciclarlo?
  4. ¿Qué tan rápido se descompone tras ser tirado a la basura?
Sello de certificaciónforestal reconocido internacionalmente
Foto de Wikipedia.org

En caso de que algunas de esas preguntas no las tengas claras en el momento en el que estas haciendo la compra, ten presente que encontrarás unos sellos de certificación forestal FSC, PEFC, que acreditan que viene de un bosque bien gestionado o de material recuperado y reutilizado.

Te preguntarás- ¿qué puedo hacer yo?

Recuerda que cada acción cuenta y cada uno es un agente transformador de consciencia por medio del ejemplo.

Aquí te comparto algunas ideas y de seguro, se te pueden ocurrir un sin fin más. De ser así, me encantaría me las compartieras para también incorporarlas a la lista y a mi vida.

  • Reemplaza las bolsas plásticas por unas de tela. Para que esta acción sea coherente, hay que tomar en cuenta el tiempo de vida de esa bolsa y aprovecharla al máximo, de lo contrario será otro contaminante más sin sentido. Una bolsa de algodón da para 131 usos aproximadamente.
  • Lleva siempre en tu cartera o medio de transporte una bolsa de tela. Esto te ayudará a disminuir la compra innecesaria de bolsas.
  • Puedes ser un promotor del reciclaje en tu familia, entre tus amigos e incluso en tu comunidad.
  • Infórmate sobre iniciativas y acciones a tu alrededor. Aquí te comparto un manual creado por Greenpeace titulado: Un millón de acciones contra el plástico con información importante sobre distintas acciones puntuales que puedes tomar al respecto.
  • Al comprar verduras y frutas utiliza tu propia bolsa o una sola donde meter todas las verduras o directamente mételas en la cesta para luego, en caja, poder pesarlas. No todos los supermercados lo permiten, más es una practica que realizo donde compro habitualmente.
  • Las bolsas de plástico, que por una razón u otra tengas en casa, aprovéchalas para tirar la basura en lugar de comprar más.
  • Aunque uno recicle, la meta será dejar de utilizar el plástico o sus primos ¡ja, ja! por así decirlo. El cambio de mentalidad está relacionada con el compromiso y acciones concretas.
  • Si vives cerca de ríos, del mar o costa o tienes algún parque cerca puedes organizar una jornada de limpieza. Aunque no soluciona de raíz el problema, es un grano de arena.
  • También te comparto aquí un pequeño cuestionario de National Geographic que te ayudará a conocer cuánto sabes sobre el reciclaje.
  • Comprar alimentos a granel, es una alternativa para muchos y de esta forma te aseguras de comprar lo que realmente vas a consumir y contribuir con el  zero waste
  • Puedes reutilizar las bolsas de las verduras en lugar de comprar papel film o también conocido como envoplast cuando tengas sobrantes y necesites guardar en la nevera ciertos alimentos
  • También, algo que suelo hacer, es no embolsar alimentos grandes como la sandía, cambures, aguacate o esos que considero que tienen concha o piel y puedo colocarles la etiqueta de peso sin necesidad de empaquetarlo. 

¿Qué acciones se están tomando en el mundo?

En Francia, los grandes comercios tienen prohibido usar bolsas plásticas.

En el 2017 Kenya implementó una estricta regulación contra su uso.

España, en el 2017 se abrió un supermercado libre de plástico llamado Unpacked shop y ha continuado abriendo más locales.

En Amsterdam hay una cadena de supermercados llamada Ekoplaza libre de plástico.

Al norte de Londres otro supermercado llamado Thornton´s Budgens abierto sus puertas con 1.700 líneas de productos libres de plástico.

Hay futuro y esperanza mientras cada uno de nosotros hagamos algo cada día para lograrlo

Patricia Paredes

No se trata de cuestionar, juzgar o medir sino de sumar a tu manera, a mi manera y todas las posibles para que se logre ese mundo que todos deseamos. Eso lo logramos hoy, aquí y ahora con pequeñas y grandes acciones.

Aunque queda mucho aún por decir sobre este tema y otros ángulos que quiero tocar sobre este asunto quise escribir sobre él. Desde pequeña me ha apasionado el tema del reciclaje tanto así que cuando tenía a penas 15 años formé un pequeño club ecológico en el colegio.

Si conoces alguna iniciativa o practicas para evitar el desperdicio de comida, me encantaría conocerla. Si deseas, puedes compartirla aquí, dejando tu comentario.

¡Hasta el próximo abrazo de luz!

Patricia Paredes Landa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.