Sanando a través del sonido y sus vibraciones

Para muchos, la música es una parte esencial de nuestras vidas. Sin duda alguna, mi vida no sería la misma sin ella. Desde pequeña, la música ha estado presente pues, por fortuna, algunos en la familia tienen dones musicales. Doy gracias mil veces por la bendición de poder cantar y apreciar la música.

Cantar es un bálsamo para mi alma. Soy de esas que le encanta escuchar música prácticamente desde que me levanto hasta que me acuesto. Es una compañera inseparable que incluso me nivela. Cada vez que me he sentido triste también recurro a ella como terapia y como cosa casi instantánea, ya sea cantando o simplemente escuchándola, es como si elevara mis sentidos, como si limpiara cada una de mis tristezas o despejara mis preocupaciones.

Se ha demostrado a lo largo de la historia que a través del sonido y sus vibraciones o frecuencias se puede sanar el cuerpo físico y emocional, transmutando el sufrimiento en alegría.

Se podría decir que el sonido ha estado presente desde siempre, desde nuestra existencia. Incluso en la Biblia se hace referencia a que primero se hizo el verbo, que el verbo era  fuente de vida, era Dios hecho carne. El apóstol San Juan describe que Jesús es el verbo hecho carne, que ha venido a dar vida a los hombres.

En el principio existía la Palabra [el Verbo]. La Palabra estaba junto a Dios, y la palabra era Dios. Ella estaba en el principio junto a Dios. Todo se hizo por ella, y sin ella nada se hizo. Lo que se hizo en ella era la vida, y la vida era luz en los hombres, y la luz brilla en las tinieblas y las tinieblas no la vencieron. Juan 1:1-5

La música es el lenguaje del alma que traspasa cualquier limitación de la mente y del espacio. A través de ella incluso podemos viajar en el tiempo y traspasar fronteras físicas. Ella tiene la facultad de conectarnos con esa parte esencial de nosotros.

Desde la antigüedad la música ha estado presente en las tradiciones de las diferentes culturas a lo largo de la historia. Y ya desde entonces se conocía su poder curativo por medio de sus frecuencias vibratorias.

Hay que tomar en cuenta que nuestro cuerpo está formado por un 65% de agua y a través de ella, viajan también las frecuencias vibratorias del sonido. Según estudios de la Dra. Bárbara Hero nuestros centros de energía (chakras) y nuestros órganos responden a notas musicales específicas y por ende, a diferentes frecuencias de sonido. Por medio de la música se puede restaurar la armonía de los meridianos que a su vez están comunicados con los órganos. Esto nos lleva a pensar que al haber una enfermedad en el cuerpo es como si el cuerpo estuviera desafinado o desentonado. Pero para restablecer esa afinación se requiere de tonos, frecuencias y vibraciones del sonido específicas para cada chakra, meridiano u órgano del cuerpo.

El científico y músico alemán Ernst Chladni comprobó deslizando el arco de un violín alrededor de una placa de metal y sobre ella arena, que al producirse un sonido, la arena iba formando distintas figuras armoniosas.
experimento-sonoro

Fabien Maman un compositor francés, acupunturista y bioenergetista, y Helene Grimal, una bióloga, experimentaron con células saludables y cancerosas para comprobar de qué manera respondían a la voz y a varios instrumentos. Al Maman tocar sonidos altos en la escala musical las células cancerosas explotaban.

celulas+sonido

Por su parte, el investigador estadounidense Royal Rife demostró la posibilidad de alterar células bacterianas y virus por medio de ciertas frecuencias eléctricas.

El científico japonés Masaru Emoto también experimentó tocando distintas frecuencias de sonido frente a muestras de agua, luego las congeló y las comparó. Todas formaron distintas cristales geométricamente perfectos, sin embargo, a aquellas muestras de agua a las que les tocó música estridente los cristales rompieron su forma geométrica perfecta.

Sanar con sonido

Todos somos música. Somos vibración.

Tanto el sistema solar, las personas, animales y todo cuanto habita en nuestro planeta, emite una frecuencia sónica con distintas notas que son imperceptibles para el hombre  pero sí para algunos seres vivos.

Según Gloria Alonso angeóloga, escritora y conferenciante. Así mismo, ella ha sido una gran maestra para mi en mis prácticas de meditación y autoconsciencia,  Gloria ha compartido en su libro Mi vida con los Ángeles que en una ocasión los ángeles le hicieron referencia a lo hermoso que son los sonidos que emitimos los seres humanos en la Tierra. Ellos sostienen que es similar al de una sinfonía.

Qué maravilloso poder contar con esta sinfonía dentro de cada uno de nosotros. Cuando estamos vibrando en amor esa música es armónica. Por lo tanto deseo que suenes melodios@.

Hasta el próxima abrazo de luz.

Patricia Paredes

 

1 comentario en “Sanando a través del sonido y sus vibraciones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.